Archivos de la categoría Prácticas Vida Cotidiana

Mindfulness si no te gusta la Navidad

11476768254_228b67a194_z

Foto “Felices Fiestas” de Andrés Nieto Porras en Flickr

Escuchando al gran Víctor Amat -psicólogo- hablando en el programa de radio “A bona hora” de “Trucos para sobrevivir a la Navidad, si no nos gusta” y próximo el estreno de la última película de la saga de La Guerra de la Galaxias, me pareció de que hablaba sobre todo del lado oscuro de la Navidad y se me ocurrió que podía comentar sus ideas desde la prespectiva del Mindfulness.

FacebookTwitterGoogle+Compartir

Mindfulness en la Vida Cotidiana – 7

Foto: “Planta de noche” de Jaka en Flickr

Te propongo que siembres unas semillas o plantes una planta. Cuando las siembres, observa las texturas de las semillas y de la tierra. Fijate también en como te sientes, si notas alguna tensión en alguna parte de tu cuerpo. Disfruta del roce de la tierra en los dedos cuando coloques las semillas. Hazlo con conciencia, con presencia, con tranquilidad. Aprovecha también para disfrutar del olor de la tierra cuando la mueves. Cuando riegues las semillas o la planta presta atención al efecto de la luz en las gotas…

Mindfulness en la Vida Cotidiana – 6

Foto "The Shower" de Mario Lapid en Flickr

Foto “The Shower” de Mario Lapid en Flickr

Utiliza una actividad rutinaria para prestarle toda tu atención. Te proponemos la ducha.

Si puedes, tómate un poco más del tiempo del habitual y disfruta de ella, observarndo todas tus sensaciones. Desde el momento que te desvistes, la temperatura que sientes, la sensación del agua cuando recorre tu cuerpo, el olor del gel y  del champú, las sensaciones que tienes en la piel cuando te enjabonas, al secarte… Intenta dirigir toda tu atención a lo que percibes por tus sentidos, lo que ves, los sonidos, los olores, lo que sientes en la piel…
Y puede que te aparezcan pensamientos, sobre cosas que han pasado o que tienes que hacer. Alégrate si te das cuenta de ellos, entonces vuelves a dirigir tu atención a las sensaciones en la ducha y dejas que los pensamientos se vayan igual que han aparecido, continuando con tu práctica de Atención Plena.

 

Mindfulness en la Vida Cotidiana – 5

Phone time

Foto “Phone time” de Maurizio Costanzo en Flickr.

Cuando suene el teléfono, fijo o el móvil, no tengas prisa en cogerlo a las primeras llamadas. Date un tiempo, unos segundos, para observar como estás, respira y dirige tu atención sólo a la llamada.  Deja todo lo otro que estés haciendo.

Antes de contestar ten la intención de estar totalmente atento a la conversación, cómo si fuera la más importante  que nunca hubieras tenido.  Sonríe y responde la llamada.

 

Mindfulness en la Vida Cotidiana – 4

6263365274_e8d08aae00_zCuando escuches a una persona,  pregúntate si estás oyendo realmente lo que te está diciendo, o si estás entretenido con los pensamientos que tienes acerca de lo que ella te está explicando, o distraído con lo  que te gustaría decirle.

Intenta escucharla con toda tu atención, observando cuando tus pensamientos aparecen y te distraen de la escucha.  Vuelve tu atención a ella, tantas veces como haga falta, atiéndela sin interrumpirla y regálale  tu presencia.

Foto “just listen to her cropped” de Rick&Brenda Beerhorst en Flickr.

Mindfulness en la Vida Cotidiana – 3

 4922395675_40b6e440d7_zIntenta parar, permanecer sentado y tomar conciencia de la respiración de vez en cuando a lo largo del día.
No importa el tiempo. Deja lo que estas haciendo para aceptar plenamente el momento presente y lo que sientes. Sin intentar cambiar nada, sólo observando la respiración, sin cambiarla. Sin nada que conseguir.
Acepta ese momento tal como es y acepta tal como te sientes. Cuando estés preparado, muévete en la dirección que te indique tu corazón con atención plena y determinación.
“Mindfulness en la Vida Cotidiana”. Jon Kabat-Zinn
Foto “Boy sitting on doorstep” de José Manuel Ríos Valiente en Flickr.

 

Mindfulness en la Vida Cotidiana – 2

2391468254_3b835208b6_zCuando vayas caminando o en vehículo y te encuentres con un semáforo en rojo, aprovecha ese momento en que estas parado para conectar con el presente. Puedes observar tu respiración, las sensaciones que tienes en tu cuerpo o el paisaje y la gente que ves.

Si observas la respiración puedes ir contando los ciclos en silencio. Cada vez que hagas una inspiración y una exhalación cuentas 1, la siguiente respiración cuentas 2 y así sucesivamente hasta que el semáforo vuelva a ponerse verde.