Cuidar la mente

2014-01-29-dfdfdfdfdfdgreeeeIMAGE1Vivimos en una era única, con grandes avances tecnológicos y recursos materiales. Sin embargo, seguimos sufriendo y sintiéndonos infelices, tener más dinero o más posesiones nos produce  en un principio una sensación placentera, un “subidón”, pero pasado un tiempo volvemos a sentirnos insatisfechos y buscamos un nuevo producto o un nuevo entretenimiento que nos de placer hasta volver a aburrirnos y vuelta a empezar.

Parece claro que no son las circunstancias externas las que nos dan la felicidad sino más bien el estado de nuestra mente. No tenemos ninguna duda en la necesidad cuidar nuestro cuerpo, cada día nos aseamos, nos duchamos, nos limpiamos los dientes… En cambio, no lo dedicamos ningún tiempo a algo tan necesario como cuidar nuestra mente y nuestro corazón. Cada día nos quedan residuos, impurezas en nuestra mente: preocupaciones, problemas, enfados…y no hacemos nada para limpiarlas. Esta realidad repetida día a día hace que nuestra mente se vaya desequilibrando cada vez más.
Como dice Eckhat Tolle: “No resuelves los problemas pensando: pensando los creas. La solución siempre aparece cuando sales del pensamiento, accedes a la quietud y estás absolutamente presente, aunque sea por un instante”.
Va siendo hora que comencemos a tener un hábito del cuidado de nuestra mente tan sencillo y eficaz como la meditación. Meditar es parase y observar. No hace falta ser un monje budista, ni sentarse de una manera especial. Meditar esta al alcance de todos y podemos empezar con pocos minutos para comenzar a notar sus efectos: una sensación de más serenidad y de estar más satisfechos con la vida.
No lo pienses más, deja atrás las dudas, pruébalo y verás como tu vida poco a poco cambiará.

 

FacebookTwitterGoogle+Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *