¿De qué hablamos cuando hablamos de felicidad?

woman-591576_960_720En nuestros cursos y talleres de aprendomindfulness siempre hay un espacio para tratar de uno de los anhelos más profundos de todos nosotros: el deseo de ser felices. Pero cuando hablamos de felicidad nos encontramos con dos grandes preguntas ¿Qué es la felicidad? y ¿Cómo se consigue?

Como respuesta a estos dos grandes interrogantes, recuerdo algunas frases que me inspiran. Espero las disfrutes tanto como yo y te propongo que leas con una actitud generosa, yendo más allá de lo que las palabras dicen.

La felicidad es un estado de la mente y depende muy poco de las circunstancias externas.

Esta frase es de Helen Keller, una mujer extraordinaria, una de las mujeres más importantes del siglo XX. Fue escritora y conferenciante y lo más extraordinario de ella es que era optimista y vitalista, a pesar de ser desde muy pequeña ciega y sorda.

Cuando me imagino vivir en ese estado, en el que no puedo ver ni oír, lo primero que contemplo es una gran oscuridad y vacío y me sorprende que en esta situación alguien se declare feliz cuando la inmensa mayoría de nosotros, que gozamos de salud y de todos nuestros sentidos, no nos consideramos felices. Tal vez la felicidad no esté tanto en cambiar nuestras circunstancias sino en cambiar nuestra relación con ellas y, paradójicamente, así nuestra vida cambie.

No hay camino para la felicidad, la felicidad es el camino.

Este aforismo se atribuye a Buda, a Wayne Dreyer…, pero pienso que no es tan importante saber quien la dijo. En nuestra sociedad hay un mensaje que se repite continuamente y que nos dice que si nos esforzamos y luchamos conseguiremos el éxito y así seremos felices. Es cómo cuando a un asno le ponen delante una zanahoria para que no deje de tirar del carro.

Pero vivir así, postergando la felicidad, es entrenarte a no apreciar lo que ya eres y tienes, a esperar otro momento futuro, donde serás feliz porque serás mejor de lo que ahora eres o porque conseguirás algo que te falta.

Esta manera de entender la felicidad hace que continuamente juzguemos nuestro presente y lo comparemos con otro idelizado y mejor que no tenemos, es por tanto una fuente de insatisfacción y nos separa de la realidad. Vivir así nos puede llevar a que incluso si conseguimos aquello que tanto deseamos no lleguemos a apreciarlo porque nuestra mente está proyectándose en algo nuevo, más grande o mejor, que no aún tenemos. Es una historia que no tiene final.

Desde mindfulness entrenamos nuestra mente y nuestro corazón para que, sean cualquiera que sean las circunstancias, podamos encontrar nuestras fortalezas internas y sentirnos bien. Vivir el presente, aceptar nuestra propia realidad y relacionarnos con la vida de una manera más amorosa.

No es una teoría es una práctica y por eso no nos cansamos de proponer que te atrevas a experimentar una nueva relación con tus actos cotidianos, que practiques una nueva mirada limpia de juicios y observes como te sientes cuando haces esto. Tal vez descubras que la felicidad no es destino sino que te acompaña en cada instante y tan solo debes prestarle un poco de atención para poder experimentarla.

FacebookTwitterGoogle+Compartir

Un pensamiento sobre “¿De qué hablamos cuando hablamos de felicidad?”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *