Emociones y sensaciones 

Foto "neuron fractal 1" de amattox mattox en flickr

Foto “neuron fractal 1” de amattox mattox en flickr

Entrenando con Mindfulness somos más conscientes de nuestro cuerpo y de cómo nos sentimos. Podemos reconocer emociones como el miedo, la tristeza, el enfado o la alegría y, entonces, respirar, observar y aceptar la emoción aunque nos incomode o cause malestar. La emoción nos da una información muy valiosa sobre lo que nos ocurre y como nos afecta. Podemos aprender a observarla sin dejarnos arrastrar por ella, acogerla y entonces conscientemente responder libremente y más eficazmente.

Un día conversando con un profesor de filosofía de instituto me preguntaba, como Instructor de Mindfulness, ¿Qué surge antes la emoción o las sensaciones? Yo le contesté que primero sentía mis sensaciones en el cuerpo y así reconocía que emoción tenía. Por ejemplo, si después de una discusión notaba tensión en mis cervicales, el cuerpo acalorado, una respiración más acelerada… reconocía mi emoción: estaba enfadado por considerar que no me respetaban.

Él en cambio decía que, según el científico António Damásio, primero hay una emoción y entonces se producen las sensaciones. Estuvimos hablando un rato y no nos aclaramos mucho.

Pasado un tiempo, recordando la conversación, veo que aunque hablábamos de lo mismo lo hacíamos en diferentes planos. Yo hablaba desde la experiencia que vivimos, de cómo sentimos y vivimos las emociones, mientras él lo hacia desde una visión intelectual de cómo surgen las emociones y las sensaciones en nuestro cerebro.

Puede que ninguno de los dos estuviésemos equivocados, pero además creo que no importa mucho. Al fin y al cabo este debate se parece la pregunta clásica ¿Qué es antes el huevo o la gallina?  Las emociones y las sensaciones están tan unidas que parece imposible  que podamos separarlas.

Pero lo que si me importa es saber cómo podemos reconocer y gestionar las emociones que nos producen malestar y qué podemos hacer para aliviarlo. Y no conozco mejor forma de empezar que observado las sensaciones que aparecen en nuestro cuerpo: cómo cambia el ritmo de la respiración, se acelera el corazón, aparecen tensiones musculares, dolores de cabeza, cambios de temperatura corporal y otras muchas más sensaciones.

Cada emoción se manifiesta de manera diferente y entrenando la atención en nuestro cuerpo es cómo desarrollamos, cada vez más, la sensibilidad para primero observarlas y después relacionarlas con una emoción. 

Esta es una de la  prácticas que hacemos en un Curso de Reducción de Estrés con Mindfulness (MBSR) y en nuestro curso online Aprendo Mindfulness : la Exploración del Cuerpo o Escáner Corporal. Estirados sobre una esterilla o manta, con los ojos cerrados dirigimos nuestra atención a realizar un recorrido por todo el cuerpo para ir observando las sensaciones que aparecen. Solo observamos, como un científico, sin juzgar si nos gusta o no, si es agradable o desagradable. Con esta práctica incrementamos nuestra sensibilidad, vamos conectando cada vez más con nuestro cuerpo y somos más conscientes de lo que sentimos.

FacebookTwitterGoogle+Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *