Mindfulness en la Vida Cotidiana – 6

Foto "The Shower" de Mario Lapid en Flickr

Foto “The Shower” de Mario Lapid en Flickr

Utiliza una actividad rutinaria para prestarle toda tu atención. Te proponemos la ducha.

Si puedes, tómate un poco más del tiempo del habitual y disfruta de ella, observarndo todas tus sensaciones. Desde el momento que te desvistes, la temperatura que sientes, la sensación del agua cuando recorre tu cuerpo, el olor del gel y  del champú, las sensaciones que tienes en la piel cuando te enjabonas, al secarte… Intenta dirigir toda tu atención a lo que percibes por tus sentidos, lo que ves, los sonidos, los olores, lo que sientes en la piel…
Y puede que te aparezcan pensamientos, sobre cosas que han pasado o que tienes que hacer. Alégrate si te das cuenta de ellos, entonces vuelves a dirigir tu atención a las sensaciones en la ducha y dejas que los pensamientos se vayan igual que han aparecido, continuando con tu práctica de Atención Plena.

 

FacebookTwitterGoogle+Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *