Mindfulness en la Vida Cotidiana – 7

Foto: “Planta de noche” de Jaka en Flickr

Te propongo que siembres unas semillas o plantes una planta. Cuando las siembres, observa las texturas de las semillas y de la tierra. Fijate también en como te sientes, si notas alguna tensión en alguna parte de tu cuerpo. Disfruta del roce de la tierra en los dedos cuando coloques las semillas. Hazlo con conciencia, con presencia, con tranquilidad. Aprovecha también para disfrutar del olor de la tierra cuando la mueves. Cuando riegues las semillas o la planta presta atención al efecto de la luz en las gotas…

A finales de los 70, unos psicólogos de la Universidad de Harvard, hicieron un experimento con personas ancianas que vivían en residencias. Formaron dos grupos, a uno de ellos les pidieron que cuidasen  de una planta en su habitación, les dijeron que tenían que regarla y asegurarse de proporcionarle nutrientes y luz.  En el otro grupo de ancianos también les colocaron una planta en sus habitaciones, pero no les propusieron que se cuidaran de ellas les dijeron que serían las enfermeras quienes las cuidarían. Después comprobaron los niveles de felicidad de los dos grupos y descubrieron que los que habían cuidado activamente la planta se sentía más felices y estaban más sanos, vivieron más tiempo, cuidar la planta les había proporcionado más bienestar.

 

FacebookTwitterGoogle+Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *